lunes, 27 de junio de 2011

Fondo Construcción Mundial de Salones del Reino

Nízam (el Ojo que todo lo ve)

Carta a los cuerpos de ancianos: 25 de mayo de 2011  (Fondo Construcción  Mundial de Salones del Reino)



Carta al cuerpo de ancianos: 6 de julio de 2009 (Fondo  Construcción Munidal de Salones del Reino)
Estimados camaradas víctimas de la teológica opacidad financiera watchtoweriense:

Nuestro compañero en la diáspora, Nízam, tiene superpoderes: es el Ojo que todo lo ve.  Lo ve y lo documenta.  ¿Alguien da más por menos?  Afortunadamente, se cumple la profecía bíblica de Daniel 2:22, donde dice: "Revela las cosas profundas y las cosas ocultas, y sabe lo que está en la oscuridad; y con él de veras mora la luz".  ¿Quién o quiénes, mantienen las cosas ocultas a los ojos de pardillo integral ibérico y allende los mares?  ¿Quién no quiere dar un informe financiero a los miembros cotizantes de la confesión religiosa?  ¿Quién oculta la finanzas a los pringados de turno..., como si la vida le fuera en juego?  ¿Quiénes os revelan las cosas profundas y ocultas?  ¿Acaso los agentes Watch a sueldo..., infiltrados entre nosotros?

Pero, entremos en el tema del asunto.  Nízam, nos comenta sobre estas cartas que nos envía:
Es interesante que, en junio de cada año, hay que hacer una encuesta financiera sobre el dinero que se debe a Betel por parte de las congregaciones que recibieron ayuda del Fondo de Salones.
Así es hermanos, cada año, religiosamente, la confesión religiosa nos recuerda que tenemos algo más que una deuda moral con ellos.  ¿Cómo funciona este Fondo Construcción Mundial de Salones del Reino?  ¡Os lo explicaremos de una forma esquemática!:
1º  Nosotros enviamos dinero a la confesión religiosa para tal fin.  
2º  Cuando nosotros decidimos construir un Salón del Reino, le pedimos a la confesión religiosa que nos devuelva el dinero que nosotros le enviamos previamente.
3º  Si la confesión religiosa lo ve bien, nos devuelve el dinero para la compra.  Pero, con una condición: tenemos que devolverle el dinero en cómodos plazos y, además, ¡durante muchos años hemos tenido que pagarle un 6% de interés sobre el dinero que nosotros habíamos contribuido previamente!  http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/02/todas-las-cosas-que-se-escribieron-en.html
4º  Otra condición para que la confesión religiosa acceda a prestarnos nuestro dinero:  el bien inmueble que se compre con nuestro dinero, debemos escriturarlo a nombre de la confesión religiosa que, en última instancia, es el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová. 
En resumen: tú me das tu dinero previamente (yo lo tengo trabajando y generándome a mí unos intereses); cuando lo necesitas, yo te lo presto con un interés del 6%; y te pongo una condición, que el local que compres lo escritures a mi nombre.  Este es el proceso explicado en román paladino.

¡Si hubiese sabido esto Berni Madoff...!  ¿Tiene lógica?  ¿Es moral, es ético..., es cristiano?  Pues esta es la verdad documentada.  Sin ambigüedades ni eufemismos watchtowerianos.  Como decimos coloquialmente: "Al pan, pan, y al vino, vino".


Como podéis leer en la carta del 25 de mayo de 2011, el asunto no es algo opcional.  La confesión religiosa es clara y firme en esto:  hay que hacer la encuesta anual y hacer una resolución a mano alzada y enviarle un informe sobre la cuantía de dinero que nos comprometemos a enviarle cada mes.  Nunca me han gustado ni las votaciones ni resoluciones watchtowerianas a mano alzada a los ojos de todo el mundo.  Todo este proceso, debería ser personal e íntimo  --sin la presión de que todo el mundo te esté mirando y pueda conocer tu posición--  como lo puede ser el echar una papeleta con el o el no.  Estas resoluciones de la confesión religiosa, me recuerdan las decisiones que tomaba el Politburó soviético: siempre a mano alzada y todos apoyaban unánimemente la decisión propuesta por los jerarcas.  ¡Suena a tongo disfrazado de decisión consensuada!

¿Qué más podemos decir?  Desde que se creó este fondo, en el año 1983 y desde la publicación de las normas del funcionamiento de este sistema de recaudar fondos, en el boletín interno Nuestro Ministerio del Reino, de enero de 1989, ¡se han recogido bastantes millones de euros!  ¿Cuántos?  Nadie lo sabe.  La confesión religiosa nunca nos informa de la cantidad de dinero que hay en este fondo.  Tampoco nos informa de los intereses que puede generar esta ingente cantidad de dinero puesta a trabajar en una entidad financiera o invertido en bolsa.  ¿Quién se queda con los intereses?  ¡Quién va  a ser...!  Todo es opacidad.  Opacidad, al estilo watchtoweriano.  Para más inri, si yo me quejo de la opacidad financiera de la confesión religiosa, me estigmatizan de apóstata, que traducido significa la lapidación social y familiar.  Todos tendrán la obligación impuesta por la confesión religiosa de hacerme el vacío y retirarme el saludo.

¿Por qué esta resolución anual, cada mes de junio?  La carta a los cuerpos de ancianos, con fecha 6 de julio de 2009, lo expresa con toda claridad:
Es de esperar que, por lo general, la nueva cantidad sea mayor, aunque en algunos casos pueda disminuir.  La confesión religiosa es diáfana:  espera que cada año le enviemos una mensualidad mayor..., ¡que le enviemos más dinero!
Además, nos lo podemos tomar como una "amenaza" velada o no, pero nos advierten:
La sucursal tomará nota de la nueva resolución y periódicamente supervisará cómo se está cumpliendo con el compromiso adquirido.  Además, durante sus visitas regulares los superintendentes viajantes ofrecerán su ayuda y orientación al respecto.  Sí, hermanos cotizantes sin fronteras, la confesión religiosa nos enviará al superintendente de circuito  --cada seis meses--  a modo de inspector financiero del Banco de España para dar un rapapolvo a los morosos.
Aquí no se deja ningún cabo suelto.  La sede nacional de los testigos de Jehová en España (la sucursal) quiere tenerlo todo atado y bien atado.  El fin del mundo está a las puertas y no es bueno que Dios nos pille a nosotros con mucho dinero en el banco..., ¡es mejor que nuestro dinero lo tenga la confesión religiosa en una sola cuenta y que los intereses que genera se los quede ella!  Sí, hermanos, sí: se puede servir a Dios a Mammón.


ACCIÓN PARA EL POST


Escribir una nota cortésmente redactada solicitando transparencia económica a la confesión religiosa en España.  Tenemos dos direcciones de correo electrónico:

 ARCO@TCJ.ES
tcjlegal@terra.es