viernes, 12 de agosto de 2016

Sigue el rastro del dinero...



     Estimados camaradas victimas de la opacidad financiera del Cuerpo Gobernante:

     Uno de los objetivos principales de este insigne blog apóstata ha sido el de intentar arrojar algo de luz en el Tártaro financiero de nuestra confesión religiosa del notorio arraigo y olé. Nada fácil. Los ungidos de pacotilla utilizan una y mil triquiñuelas para escamotear la guita de los ojos impolutos de pardillo integral ibérico y allende los mares. Dicen y presumen de ser los legítimos hijos de la luz pero sus finanzas están oscuras como la boca de un lobo. Aman la oscuridad, las tinieblas, y se mueven con comodidad en la espesura y negrura de la opacidad económica. En definitiva, que el apoquinante neto no tiene ni pajolera idea del tema económico de la entidad donde deposita el donativo que le dará la salvación eterna.

     Sin embargo, la Providencia ha escuchado nuestras oraciones y un signo inequívoco ha sido la publicación de 850 000 documentos financieros de 250 000 organizaciones o instituciones sin ánimo de lucro por parte del respetabilísimo The Center for Public Integrity, el pasado día de 3 de agosto de 2016. Correspondientes al quinquenio 2010-2014. Estas organizaciones sin ánimo de lucro han movido la friolera suma de 170 000 000 000 millones de dólares. De modo que, del Cuerpo Gobernante podemos decir que tienen esperanza celestial con un fuerte apego a un bien muy terrenal, como lo es el dinero. El vil metal es una de las herramientas predilectas del Diablo para corromper al cándido y caritativo creyente.

     El objetivo de publicar estos documentos financieros es crear una herramienta que pueden utilizar investigadores, periodistas y ciudadanos para investigar y seguir el rastro del llamado "dark money", del que se benefician estas entidades sin ánimo de lucro. Pudiéramos decir que es la punta del iceberg y que supone arrojar algo de luz. Por lo tanto, como es un paso hacia la transparencia financiera, ¡bienvenida luz!

     No soy un experto en finanzas así que intentaré desgranar algo de este galimatías. También, se agradece la colaboración de quien desee aclarar conceptos. De hecho, es parte del objeto de esta entrada.

     Primero, matizar que el término inglés "dark money" en EE. UU. no tiene el mismo sentido que el dinero negro en español. Según la RAE, dinero negro es el que escapa al control fiscal. No obstante, sobre el dark money que nos ocupa, decir que se trata de fondos que se dan a organizaciones sin ánimo de lucro. y he aquí lo importante: no se requiere por ley revelar la identidad de los donantes. Sin embargo, estas organizaciones sin ánimo de lucro sí que están obligadas a informar si a su vez hacen donativos a otras entidades sin ánimo de lucro. Creo que con esto hemos aclarado algo las cosas.

     Antes de ponernos manos a la obra en el buscador del The Center for Public Integrity, hemos de conocer los nombres de la múltiples organizaciones y entidades que forman el conglomerado de la confesión religiosa que regula normativamente todo aspecto de nuestras efímeras vidas terrenales. He encontrado un enlace con una lista; si alguien localiza el nombre de más entidades relacionadas, le invito a que nos lo haga saber. Advierto que el trabajo es monumental.
http://www.watchtower.exposed/wp-content/uploads/2015/11/Watchtower-Corporations-list.pdf

    Por ejemplo, a la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania aparece como beneficiaria de 6 fundaciones o entidades.

https://www.publicintegrity.org/2016/08/02/20030/search-nonprofit-network
     Os explico, he pinchado en el primer enlace de la fundación HENRIETTA M RILEY TRUST 33B006006 FBO, y me aparecen tres años fiscales. En el 2015, que corresponde al ejercicio de 2014, la Watch Tower aparece como beneficiaria de 696 897 dólares por la patilla.

http://990s.foundationcenter.org/990pf_pdf_archive/386/386043103/386043103_201504_990PF.pdf
     Estos 696 897 dólares proceden de unas acciones de 90 empresas distintas. Y aquí está el quid de la cuestión: ¿tiene algún escrúpulo la confesión religiosa sobre la procedencia de estos beneficios? Por ejemplo, ¿se ha invertido en banca ética o en inversiones socialmente sostenibles... o todo le vale con tal de trincar la pasta? ¿Tiene escrúpulos cristianos-watchtowerianos a la hora de poner el cazo?

     Bueno, antes de ver lo exigente que es el Cuerpo Gobernante sobre el origen del dinero. Permitidme hacer un inciso: Si vis pacem, para bellum. Hace tiempo que dejé de ser pacifista y de creer que todo el mundo es bueno y que hablando se entiende la gente. Si EE. UU. hubiese sido "pacifista", hoy Europa --y quién sabe si el mundo-- estaría gobernada por el nazismo y un nieto de Adolf Hitler en el poder. Soy de los que creo que las fuerzas y cuerpos de la seguridad del Estado y el Ejercito, son imprescindibles para que podamos vivir en sociedad, en paz y disfrutando de nuestras libertades. Para esto hace falta armamento y empresas que lo fabriquen.

     Por lo tanto, parece que el Governing Body Bank, a la chita callando, piensa lo mismo que un servidor y no le importa recibir los beneficios que se derivan de invertir en empresas de armamento..., por ejemplo:
  • Boeing
  • General Dynamics
  • Lockheed Martin
  • Northrop Grumman
  • United Technologies     
     Por otra parte, también podría mencionar múltiples industrias químicas que según el Cuerpo Gobernante estarían contribuyendo a "arruinar la tierra"..., ¡que no los bolsillos de los teócratas de pacotilla! Ya os digo, la lista de empresas en las que invirtió esta fundación son unas noventa en el año 2014..., ¡pero la pasta de los beneficios la trincó la Watch Tower! De hecho, la razón de ser de la entidad Henrietta M. Riley Trust es, literalmente: "APOYAR A LA WATCH TOWER BIBLE AND TRACT SOCIETY". Así, sin más, a palo seco.

http://990s.foundationcenter.org/990_pdf_archive/386/386043103/386043103_201404_990.pdf?_ga=1.152302653.567979464.1471026799

 En dicho buscador he localizado a las siguientes entidades netamente testiguiles:

  • Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania
  • Watchtower Bible and Tract Society of New York
  • Christian Congregation of Jehovah's Witnesses
     Esto es la punta del iceberg y nos revela la escala de valores y los supuestos principios cristianos que observa el Cuerpo Gobernante cuando se trata de trincar guita. Mi conclusión es la siguiente: definitivamente, su dios es el dinero.
https://www.publicintegrity.org/2016/08/03/20027/new-search-tool-traces-sources-dark-money?utm_source=email&utm_campaign=watchdog&utm_medium=publici-email&goal=0_ffd1d0160d-36d2492aaf-100339089&mc_cid=36d2492aaf&mc_eid=bfe834e473

     Ahora toca divulgar el evangelio verdadero sin trampa ni cartón watchtoweriano. Ya conocéis nuestro lema: lo documentamos todo, todo y todo. ¿Quién es el padre de la mentira y las opacidades a espuertas en el nombre de Dios?   

miércoles, 10 de agosto de 2016

340 millones de dólares que viajarán al paraíso celestial




     Estimados camaradas víctimas de los pedigüeños sin fronteras:

     Los ungidos de pacotilla, el Cuerpo Gobernante, sigue en su línea: despotrica de los bienes y placeres terrenales mientras vende las joyas de la abuela, trinca la pasta y nos dice: Aquí paz y después gloria. Ese desapego, ese asco que dicen tener al vil metal --raíz de todo mal-- no se corresponde con sus maniobras orquestales en la oscuridad en el sector financiero-inmobiliario. Dicen morirse de ganas por alcanzar la gloria celestial al mismo tiempo que viven como un rajá en la tierra. Su modo de vida no encaja para nada con la de nuestro Señor Jesucristo, que dijo a sus seguidores: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza».

     Definitivamente, un día sí y otro también los teócratas de turno nos la dan con queso. Llevan una década, a la chita callando, vendiendo todo el patrimonio inmobiliario en el carísimo barrio de Brooklyn Heights. Todo en el nombre de Dios, ¡como no podía ser menos! La central mundial de nuestra confesión religiosa, adquirida poco a poco desde 1879 con nuestros donativos y mano de obra gratuita... se ha ido al garete. Esto equilvadría a que la Iglesia Católica vendiese el Vaticano para comprarse unos terrenos en un paraje natural y edificar allí una serie de viviendas y edificios funcionales explicando a los cándidos creyentes que es la voluntad de Dios.

     La pregunta del millón, la de mis desvelos y ojeras, es la siguiente: ¿Adónde demonios meten el terrenal dinero de la venta éstos que dicen tener esperanza celestial? Las únicas pistas que tenemos de este trasiego financiero teocrático las obtenemos de las denostadas publicaciones mundanas, por usar la terminología testiguil. Bondadosa y providencialmente, de tanto en tanto trasciende una noticia con una venta más de aquellos edificios otrora consagrados y dedicados al Altísimo. Es en estos medios ajenos a nuestra comunidad religiosa del notorio arraigo y olé, donde trasciende alguna cifra sobre el supuesto precio de venta del inmueble sagrado. Punto y final. Aquí se acaba la pista. No hay más hilo. La ingeniería financiera de los ungidos de pegote, nos impide poder ver más allá, en el inframundo financiero teocrático. El Tártaro económico. La opacidad por bandera. Este es el recochineo máximo, donde el pardillo apoquinante neto --que somos nosotros, los de la esperanza terrenal-- se queda boquiabierto, pasmado, no entendiendo nada y con la sensación de que te la han metido doblada.

     Toda esta letanía introductoria me lleva a dar una noticia triste: adiós a nuestro icónico rótulo y reloj --símbolo de la edad de la inocencia y la inminencia del fin de mundo-- en Brooklyn Heights. Ha venido el tío Paco con la rebaja...



     La noticia de hoy aparece en el New York Post. Se ha publicado el pasado día 4 de agosto de 2016. El grupo inversor encabezado por Jared Kushner ha cerrado la compra de unos edificios de la central mundial de los testigos de Jehová en el Downtown de Brooklyn por la friolera suma de 340 millones de dólares estadounidenses.
http://nypost.com/2016/08/04/kushner-investor-group-closes-deal-for-watchtower-building/

     La compra, construcción y remodelación fue por la voluntad de Dios y la venta posterior --una vez requetevalorizada la propiedad-- también lo ha sido. Ciertamente, los caminos del Señor son inescrutables. Amén y amén.

     La documentamos todo, todo y todo. ¿Quién es el padre de la mentira y de las opacidades diversas?