domingo, 5 de agosto de 2012

Declaración de Candace Conti (parte III)



Archivos judiciales: http://apps.alameda.courts.ca.gov/domainweb/service?ServiceName=DomainWebService&PageName=itree&Action=27224945

Estimados, escamados y escaldados camaradas:

Con la entrega de hoy, terminamos  --por el momento--  con la declaración judicial de nuestra hermana Candace Conti.  Han sido tres entregas con un testimonio escalofriante que, ha puesto de relieve lo sibilinos y peligrosos que son éstos pederastas que conviven entre nosotros ante nuestra ignorancia más absoluta, mientras los gerifaltes y caciques de la entidad religiosa se preocupan exclusivamente en su patrimonio económico y la buena imagen pública que venden al mundo exterior.

Nosotros queremos que cambie la política de la confesión religiosa de los testigos de Jehová hacia los casos de pederastia que se dan en nuestras comunidades locales.  Deseamos una colaboración activa con las fuerzas y cuerpos de la seguridad del estado.  ¡Hay que poner en manos de la justicia a todo acusado de pederastia!  No podemos seguir lavando los trapos sucios en casa, mientras exponemos irresponsablemente  al peligro a los niños en nuestras congregaciones y fuera de ellas!  Después de denunciar ante la policía a éstos criminales, la congregación podrá tomar cuantas medidas disciplinarias considere oportunas.  La prioridad absoluta debe ser la protección a la infancia.  Y, en esas estamos.  ¡Va por ustedes!

Tribunal Superior de California, Condado de Alameda
Nº HG 11558324


Jane Doe (Candace Conti) demanda a:


* Watchtower Bible & Tract Society of New York, Inc.
Watchtower Bible & Tract Society of Pennsilvania, Inc.
* Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová
* Testigos de Jehová en Peralta Blvd., Fremont (entidad o persona jurídica)
*Salón del Reino de los Testigos de Jehová, (sociedad o persona jurídica)



Declaración de Jane Doe, 25 de agosto de 2011


Respuesta: Me agarró.
Pregunta:  ¿De dónde le agarró?
R:  Por la parte superior de mi cuerpo.
P: ¿Le agarró por sus pechos, o sus brazos, o...
R:  Sí.
P: ... sus hombros?
R:  Sí.
P:  ¿De los tres sitios?
R:  Sí.
P:  Pero todas la veces que usted estaba en el Salón del Reino, uno de sus padres estaba con usted, ¿verdad?
R:  Uno.  Sí.  O mis dos padres estaban allí.
P:  Bien.  ¿Quién fue la primera persona a quien usted le dijo lo que estaba pasando?
R:  Mi padre me preguntó sobre el asunto en el año 2003.
P:  ¿Qué le preguntó él?
R:  Él dijo  --  bien, él me preguntó si alguna vez me había pasado algo.
P:  ¿Qué le respondió usted a él?
R:  Le dije: "Sí".
P:  ¿Le mencionó todos los detalles que hoy me ha relatado a mí?
R:  No.

Pasamos de la página 34 a la 44.

R:  No.
P:  ¿Estaba él casado en ese tiempo?
R:  No.
P:  ¿Vivía sólo?
R:  Sí.

El Sr. Simons (abogado de Candace Conti): Cuando no se  tomaba declaración, dije que había algo que me temía que tenía que decirles la Srta. Conti.

El Sr. McCabe (abogado de la confesión religiosa): De acuerdo.

P:  ¿Hay algo más que necesite decirnos y sobre lo que no le hemos preguntado?
R:  Él me lamía (el cuerpo), pero él también me utilizó  --  me utilizó para complacerle oralmente.
P:  ¿Con cuánta frecuencia?
R:  Después de la primera vez, entonces fue con bastante frecuencia.
P:  ¿Recuerda qué edad tenía usted cuando él comenzó con tal práctica?
R:  Probablemente tenía yo diez años.
P:  ¿Copuló él oralmente con usted?
R:  (La testigo asiente con la cabeza).
P:  ¿Con la misma frecuencia que ha mencionado antes?
R:  (La testigo asiente con la cabeza).
P:  ¿Qué sucedía después de esto?
R:  Él me llevaba a mi domicilio.
P:  Y...
R:  Y mi padre me recogía.
P:  ¿Su padre le recogía?
R:  (La testigo asiente con la cabeza).
P:  ¿De qué lugar le recogía a usted?
R:  De regreso al Salón del Reino.
P:  ¿Sabe usted cómo era posible que Jonathan Kendrick la llevará a domicilio de él, y todo esto sucediendo ante los ojos de el padre de usted?  ¿Tiene alguna idea?
R:  Pienso que mis padres le veían a él como una persona de confianza que podía cuidar de mí.
P:  ¿Qué es lo que hacían sus padres mientras usted estaba con Jonathan Kendrick?
R:  No lo sé.  No estaba con ellos.
P:  ¿Y empezando cuando usted tenía nueve años de edad, le llevaba al domicilio de él muchas veces durante el mes?
R:  (La testigo asiente con la cabeza).
P:  ¿Todos los meses?
R:  (La testigo asiente con la cabeza).
P:  ¿Hasta el año 1997?
R:  (La testigo asiente con la cabeza).
P:  ¿Hubo algún tiempo en el que esto sucediera y que usted no recuerde?  ¿Tal vez porque su memoria se bloquease?
R:  Sí.  Claudia Francis me mencionó de una ocasión que yo no recuerdo.

La declaración termina aquí, abruptamente.   No he conseguido la declaración íntegra de Candace Conti: no sé si es porque no está incluida en los archivos judiciales publicados o porque no se sido yo lo suficiente hábil como para conseguirla.  De todas las maneras, la declaración ha sido bastante explícita y, si más adelante diera con la parte que falta, intentaría publicarla para vosotros.

De todos modos, el caso Candace Conti, como ya hemos indicado en muchas ocasiones, es uno muy extenso en el que hay más protagonistas.  Seguiremos traduciendo los documentos judiciales para los lectores de lengua española.

Está pasando.  Lo estás leyendo.  ¿Te lo vas a perder?  ¿Quién es el padre de la mentira?